Fotografía 101...El Grupo F/64

                                                      "Pepper No. 30".  Edward Weston.


¿Es la fotografía un arte?

Ahora, en estos primeros años del siglo XXI nos suena extraño que hagamos esa pregunta. Pero la verdad es que no lo es. Todavía, a nuestro alrededor, hay decenas de personas que ven la fotografía como un suboficio. Una ocupación menos que artesanal la cual no requiere años de estudio, virtuosismo técnico ni sensibilidad estética.

Tal vez la razón principal de esto es la ausencia de un contenido académico enfocado en las Humanidades, dentro de nuestros planes de estudio de escuelas y colegios de secundaria (y por supuesto, no olvidemos los centros de estudios superiores). Pero si solo enseñamos a nuestros hijos a fabricar tuercas y tornillos, nunca podrán apreciar la grandeza de un Bach, un Benedetti o un Ansel Adams.

Vuelvo a preguntar: ¿Es la fotografía un arte? Y si lo es, ¿desde cuándo podemos valorarlo como tal?

A principios del siglo XX el mundo de la fotografía se había extendido a América del Norte gracias a los constantes (y brillantes) esfuerzos de Alfred Stiglietz. Más aún, la fotografía había tomado como bandera, tanto en Europa como en América, los principios básicos del Impresionismo pictórico y ya surgían por doquier críticos, curadores, intelectuales, clubes, y hasta escuelas de fotografía.

El Pictorialismo, versión norteamericana del Impresionismo fotográfico europeo, campeaba en Nueva York  y proponía el manejo de la forma como la razón ontológica de la fotografía. La razón de su existencia.

Pero el mundo de la fotografía era uno y el de Europa y los antiguos imperios, era otro. Comenzó la Primera Guerra Mundial y poco a poco, esa parte del planeta empezó a desmoronarse.

Lo que antes era válido y permanente, el gas mostaza y las trincheras lo destruía de cuajo. Los horrores de la guerra, las economías zarandeadas, el hambre y la muerte dieron lugar a necesidades más básicas: sobrevivir, por ejemplo.

Todo se trastocó. Todo cambió. Llegó la Gran Depresión en los Estados Unidos y el mundo se volvió incierto. Oscuro. Real. Sin tiempo para pensar mucho en las formas.

Por lo menos así lo sintieron en el Oeste norteamericano. Allí se reunieron un grupo de fotógrafos convencidos que la fotografía era una forma pura del arte y como tal, tenía sus propias reglas, técnicas y conceptos. Ya no debía la fotografía importar modelos de lenguaje de otras artes.

Paul Strand, Ansel Adams, Edward Weston, Imogen Cunninghan figuran entre los primeros siete miembros de un grupo que se autodenominó Grupo F/64. Un nombre extraído de la apertura de diafragma que utilizaban frecuentemente en sus cámaras de gran formato. O sea, eran fotógrafos que amaban las cualidades intrínsecas de la cámara: una extraordinaria profundidad de campo y un negativo tan grande que permitía apreciar los detalles más mínimos.

¿Su meta? Capturar de una manera realista, pura, la belleza a través del dominio técnico de la cámara, sin someterse a los experimentos del "efecto artístico"; los arrebatos desordenados de las licencias artísticas.

Apegarse a la técnica y el dominio total del blanco y negro a través del Sistema de Zonas. Ese era el objetivo del Grupo F/64. Y lo lograron.

Todos ellos crearon las  reglas, fórmulas y principios universales de la fotografía en blanco y negro que utilizamos hasta la fecha. Con todo este conocimiento, escribieron libros tras libros y fundaron facultades universitarias dedicadas íntegramente al estudio y práctica de la fotografía como arte y como profesión.

El Grupo F/64 cambió el lenguaje de la fotografía para siempre.

Nadie necesita a Bach, a Benedetti o a Ansel Adams para vivir. Es cierto. Pero vivir sin ellos es como vivir en la más completa soledad del alma.

Que La Fuerza nos acompañe...siempre.

                                          "Magnolia Blossom" Imogen Cunninghan. 1925.


                                     "Hoja en el Parque Nacional Glacier". Ansel Adams.



                                               "Moonrise Hernández" Ansel Adams 1941.

                                 
                                                              "Mountains". Ansel Adams.

Comentarios

Entradas populares