jueves, 24 de abril de 2014

Sobre los efectos de la prosopopeya, la metáfora, la antítesis y la alegoría en la retórica de los pixeles

Ya sé. La mayoría pensará: "Ahí viene otra de esas notas humorísticas de Arturo".

Pues no. Esta vez, la nota es seria y sí el titulo es extenso, en parte es porque los efectos de estas figuras literarias en la fotografía son muchos. De hecho, este es el comienzo de una serie de notas que terminarán en una charla en el Centro Cultural de España en Tegucigalpa durante el mes de mayo (la otra parte del por que del titular es porque siempre me han atraído los títulos enormes de los libros en los siglos anteriores).

Empecemos por el principio, como suele suceder (pero recuerden que toda regla está hecha para romperse).  Durante la universidad, nuestro maestro de cine, Chucho Torres, nos repetía una y otra vez: "Para hacer cine, hay que ver cine." Bueno, con el paso de los años, yo la modifiqué  a "Para hacer fotografía, hay que ver fotografía". Y así lo enseñé durante cientos de años en UNITEC, en mis propias clases de fotografía.

Todo iba bien, hasta que hace un par de años atrás, más o menos, Charly Palma, fotógrafo y amigo, me dijo: "Para hacer fotografía, hay que ver otras artes. Si solo ves fotografía, solo fotografía harás." Y se me quedó grabado.

Pocos meses después, fui invitado por el Departamento de Estado norteamericano a un taller de preservación del patrimonio cultural en los Estados Unidos. Una de las sesiones que tuvimos fue ir al Kennedy Center, en  la ciudad de Washington DC, para presenciar la apertura del espectáculo del afamado Ballet de Paris.

Esa noche, quedé mudo. Jamás había visto tanto derroche de elegancia, luz, movimiento, vestuario, actuación y mil cosas más. Y en ese momento me acordé de las palabras de Charly  y entendí que tenía razón. Toda la razón.

Desde entonces, he estado investigando, leyendo, tratando de entender otras artes para poder compaginarlas, mezclarlas con la fotografía.

Por supuesto, mi tendencia natural es hacia mi primer amor, las letras. Y puedo confirmar, con absoluta certeza, que todas las artes son iguales. Todas tratan de decir algo; lo que cada autor ve, siente, piensa. Cambian las plataformas y las técnicas específicas de cada arte, pero fuera de eso todas comparten la misma intención: comunicar algo.

Lo mismo hace el escritor frente a la página en blanco que el actor en el escenario vacío. La misma intención tiene el pintor cuando enfrenta al lienzo, que el escultor cuando ve la madera. Todos quieren decir algo.

La literatura nos enseña sobre las figuras literarias. Esas formas no convencionales de utilizar las palabras para enriquecer y darle mayor expresión a lo que escribimos. Es abandonar las formas habituales y alterar el orden, la estructura, el sonido, para crear un efecto. Para estimular la atención del lector y que quede guardada para siempre en su memoria.

¿Existen esas mismas figuras literarias en la fotografía? ¿Se pueden aplicar? Por supuesto que sí. Tal vez no  todas, pero muchas de ellas son la mejor manera de narrar una historia con imágenes. Con la cámara, no con un lápiz.

Por hoy llegó hasta aquí. Pero si tienen interés en aprender a contar historias con la cámara, los invito cordialmente a que busquen el significado y uso de la prosopopeya, la metáfora, la antítesis y la alegoría. Cambiará su forma de tomar fotografías.

Fotografía 101...¡Qué salvaje!

Que la Fuerza nos acompañe...siempre.

Posdata: mañana los voy a regañar. Si no quieren sentirse molestos, mejor no lean lo que voy a publicar. Puede que se sientan ofendidos. Que conste.

4 comentarios:

  1. Qué interesante, Arturo! gracias por tomarte el tiempo para compartir lo que sabes...

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Nidia Montoya...por dejarme hacerlo.

    ResponderEliminar
  3. Si no cuidamos la naturaleza despreciamos la vida, por lo que merecemos las consecuencias.

    Somos la única especie que destruye la fuente de su vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay varios municipios de Honduras donde ya se logro la cero quema, uno es La Candelaria en Lempira, no lo hizo solo elgobierno se logra con compromiso de todos y se logra, no es un sueño, pueden consultar a Jose Maria Bonilla que es experto en la materia y que no de hace devla noche a la mañana es verdad, pero se logra, hay que hacer mas y seguir hablando tratando de concientizar a todos!!

      Eliminar